Visiones del Bajo Rin, Johann Georg Adam Forster

[Ansichten vom Niederrhein, Brabant, Flandern, Hol­land, England und Frankreich im Mai, Juni und Julius 1790]. Cuando en 1791 apareció el primer volumen de esta descripción de viaje en forma epistolar de Johann Georg Adam Forster (1754-1794), el público culto recibió con satisfacción la nueva obra del joven y ya célebre profesor, cuyo Viaje alrededor del mundo (v.) había suscitado admiración.

La literatura alemana no poseía ninguna descripción tan ponderada y bella, tan sabia y perspicaz de la Baja Renania y de los países indicados en el título. El autor nos lleva por las ciudades flamencas y holandesas, con sus largas y soñolientas calles evocadoras, sus bellas mujeres, sus tranquilas plazas adornadas de extrañas y antiguas figuras medievales. Con gran agu­deza estudia las condiciones económicas y políticas de aquellas regiones, y nos describe los bellos museos que ha tenido ocasión de ver. En todo momento sentimos su entusiasmo por todo lo que en aquel tiempo ocurría en Francia, cuyos ecos llegaban también a Holanda y Flandes. Lo que suce­día en Francia era para Forster un desper­tar de la humanidad, y no desperdicia nin­guna ocasión para incitar también a los habitantes de Flandes a que se aprove­chen de ello. De vez en cuando manifiesta opiniones anticlericales, pero sin mayor trascendencia.

En una prosa limpia y suges­tiva pasan ante nuestros ojos, inolvidables impresiones de belleza y armonía. El autor no llevó a término la relación de su viaje; también la parte que se refiere a Inglaterra quedó fragmentaria y fue publicada póstuma en 1795. Forster tuvo por compañero de viaje al joven Alexander von Humboldt.

C. Gundolf