Vida de un Pastor, William Henry Hudson

[A Shepherd’s Life]. Obra del escritor inglés de origen americano William Henry Hudson (1841- 1922). La narración fue llevada a cabo según testimonios, anécdotas y recuerdos del viejo Caleb, conocido personalmente por el autor en Winterbourne Bishop, su aldea natal.

Esta serie de anécdotas puede divi­dirse en dos grupos, en que cada capítulo tiene un título diferente: los pájaros en los «downs» (colinas), la casa del ciervo, la religiosidad de los pastores, etc. Aparente­mente, pues, es una obra fragmentaria, pero en realidad las anécdotas dependen una de otra y se encuentran ligadas entre sí por la personalidad del narrador. En un grupo presenta los diferentes «tipos» del pueblo: el viejo sacerdote, los gitanos de las tribus nómadas; cada uno de ellos trazado con pocos toques, netos y seguros. El otro, que es el principal, se refiere a la vida de las ovejas, a las costumbres características de los demás animales, de los que el pastor habla como de sus amigos y compañeros inseparables. Él conversa con su perro pas­tor durante su largo vagabundear por los «downs», y las expresivas actitudes del can dejan entender una afectuosa y cabal res­puesta.

Fragmentos de lírica contemplación de la naturaleza se encuentran aquí y allá interrumpidos por tristes páginas en las que resalta la injusticia de la draconiana legislación que condenaba con fusilamiento y deportación a las colonias la menor trans­gresión de los trabajadores de los campos ingleses durante el siglo XIX, obligados frecuentemente a robar cualquier animal o a cazar sin permiso para poder mantener a su numerosa prole. Junto a la aridez de ciertas páginas técnicas y científicas, tal vez excesivamente acentuadas, se encuentran otras de una conmovedora humanidad. Pro­fundo sentido artístico se revela en las des­cripciones de viejas catedrales (como la de Salisbury); se encuentran notas referen­tes al folklore local en la representación de escenas en el mercado semanal o en cual­quier otro lugar.

El estilo, ya incisivo, ya de una gran dulzura, maneja palabras dia­lectales del Wiltshire, perfectamente fundi­das en el contexto. Profundo observador de la naturaleza desde la infancia, Hudson es­cribió una célebre novela sobre las selvas de Sudamérica, Verdes mansiones (v.) y nu­merosos estudios sobre la Naturaleza en el Downshire (1890), que es casi una introduc­ción a la Vida de un pastor, considerada con justicia como su obra maestra.

N. Pucci