Senilia o Poesías en prosa, Turguenev

[Senilia, Stichotvorenija v proze]. Obra de Turguenev (Ivan Sergeevic Turgenev, 1818-1883), publicada en 1882. Es una colección de bre­ves descripciones, fantasías, efusiones líri­cas y reflexiones filosóficas: una especie de breviario en el que se puede decir que está encerrado todo el pensamiento de Turgue­nev, tal como había ido cristalizando en los últimos años de su vida, en una forma que recuerda los Pequeños poemas en prosa (v.) de Baudelaire, conocidos por Turguenev, que llevaba muchos años viviendo en Francia.

No fue Turguenev quien puso a las Senilia el subtítulo «poesías en prosa», sino su primer editor ruso. El tono del autor en estas prosas es predominantemente pesimis­ta, al igual que en la mayoría de sus obras; aquí, sin embargo, trozos de cielo azul atraviesan la bóveda gris de la representación poética y revelan las estrellas, símbolo del ideal al que siempre aspiró el escritor: la belleza como creadora de valores espiri­tuales. Y si la forma y el planteamiento acusan la influencia baudelairiana, los te­mas, sin embargo, adquieren un carácter original, y las imágenes, vividas a través de la tradición rusa, se matizan con luz autónoma. Grossman, uno de los mejores críticos rusos de Turguenev, quiso ver en las «poesías en prosa» una disposición en trípticos ideológicos: «Rusia», «Cristo», «La naturaleza», «El destino», «La muerte», etc., señalando también la conexión de las par­tes de los trípticos y llegando de este modo a considerar las Senilia como un poema unitario, del que cada fragmento es una estrofa.

Las «poesías en prosa» tienen una notable importancia también por el estudio del lenguaje turgueneviano, del que se pue­de decir que es, en grado máximo, poético y musical.

E. Lo Gatto