Satanás y las Gracias, Giovanni Prati

[Satana e le Grazie]. Leyenda romántica en cuatro cantos, en endecasílabos libres, de Giovanni Prati (1814-1884), publicada en 1855.

Los protagonistas son tres hombres, represen­tantes de las clases más elevadas de la so­ciedad: don Mario, un sacerdote; Heráclito, magistrado, y Hermann, un guerrero, que se enamoran y son arrastrados al crimen por tres mujeres: Eva, Luz y Nella; las tres Gracias: Talía, Aglae y Eufrosine, a las cuales Satanás ha inducido a descen­der a la Tierra desde el Olimpo en ruinas, donde ellas son las únicas supervivientes de los antiguos dioses, símbolos de la belleza inmortal. Después de haber llevado a cabo su nefasta obra, las Gracias se dirigen a Satanás para recibir la recompensa prome­tida, pero Satanás las induce a un nuevo delito, a entregar los culpables a la justi­cia, después de lo cual las convierte en cenizas. Satanás se cree a punto de triun­far, pero el arrepentimiento redime ante Dios las almas de los tres culpables y por la posesión de éstos estalla una encarniza­da lucha entre Dios y Satanás, que termina con el triunfo de la fuerza del bien y la salvación de las tres almas.

La alegoría que guía al poema es relativamente sen­cilla: el hombre es un ser frágil que puede ser arrastrado al crimen por la belleza, pero puede salvarse siguiendo la aspiración al bien y al ideal. Mas la artificiosidad lírica con que Prati trató de realizar su alegoría resulta desproporcionada y heterogénea; los personajes carecen de íntima consistencia psicológica, los símbolos están elaborados de un modo vacilante y aproximado; y con efectos contradictorios actúan en el poema las influencias de los modelos que la ambi­ción artística de Prati se proponía refundir: desde el poema de Milton al Fausto (v.) de Goethe, Eloa de Alfred de Vigny, los Amores de los Ángeles (v.) de Moore y la Caída de un ángel (v. Jocelyn) de La­martine. En la crítica italiana disfruta de una notoriedad particularmente negativa, debido al agudo y despiadado análisis que hizo de ella Francesco de Sanctis en el ar­tículo «Satana e le Grazie», publicado en el «Cimento» de abril de 1855 y más tarde incluido en la recopilación de los Ensayos críticos (v.)

D. Mattalía

La concepción quedó en su ruda y pro­saica abstracción.(De Sanctis)