Rozeno, Camillo Antona Traversi

[Le Rozeno]. Drama en tres actos de Camillo Antona Traversi (1857- 1934), representado en 1891. Las Rozeno son tres hermanas algo maduras que viven de vender su amor. Una de ellas, Clarissa, tie­ne una hija, Lidia, en la que se centran to­das las esperanzas de lucro de la familia.

Lidia, nacida y crecida en aquel ambiente corrompido, aun teniendo un sentido instin­tivo del deber y de la moralidad, es dema­siado débil para rebelarse. Con sensación de náusea, sufre la voluntad de su madre y de sus tías, que la venden a un viejo y rico príncipe romano. Ella podría tal vez resignarse a esta situación, si un joven es­tudiante no le hiciese experimentar por primera vez la embriaguez de un verdade­ro amor. Cuando, en efecto, Lidia está a punto de tener un hijo, y el príncipe, con­tento con su crédula paternidad, se prepara a proveer de manera definitiva a la suerte de Lidia, con gran entusiasmo de las Ro­zeno, que ven de este modo asegurada su vejez, la muchacha se rebela y declara que su hijo es sólo de ella y de Enrico, y que no puede prestarse al indigno tráfico. Mientras tanto, Enrico ha vuelto a Venecia junto a su familia: Lidia lo sigue con la ilusión de poder estar cerca de su amante* pero la frialdad y la superficialidad con que el joven la acoge le demuestra muy pronto que entre los dos todo ha terminado. Tam­bién para Lidia todo ha terminado; la lagu­na acogerá el frágil cuerpo de la muchacha.

El realismo de esta comedia, una de las más representativas del teatro «verista» italiano, que cuando se representó pareció audaz, es más bien violencia de programa literario que fuerza de arte; y mientras la fábula pierde su íntimo sentido de vida en una serie de movimientos preconcebidos, sus personajes no son más que ilustraciones, bastante coloreadas, de los diversos temas a lo largo de los cuales se desenvuelve el programa.

T. Momigliano