Roma en el Recuerdo y en la Imaginación de la Edad Media, Arturo Graf

[Roma nella memoria e nelle immaginazioni del Medioevo]; Obra de crítica histórica y literaria de Arturo Graf (1848-1913), publi­cada en 1882-83 en dos volúmenes.

El au­tor entresaca, a través de la selva de la literatura europea medieval, las leyendas y tradiciones que atestiguan la perdurable fascinación de la antigua Roma, cuya mis­ma fuerza estuvo ligada a causas sobrena­turales, como el mágico poder de la «salvatio», guardada en el Capitolio. Ésta con­sistía, según algunos, en una serie de es­tatuas representativas de los reinos some­tidos a Roma, cada una con una campanita al cuello que sonaba apenas surgía en ellos una rebelión; según otros, en un espe­jo mágico donde se reflejaba inmediatamen­te la cara de los enemigos de la ciudad. La fecha de la fundación de Roma fue retro­traída hasta tiempos de Noé, para que su existencia acompañase desde un principio la historia del género humano, y la fan­tasía más desbordada rehizo a su modo la biografía de los emperadores y de los es­critores en cuyas obras revivía el alma de Roma. Así, Séneca y Estacio fueron hechos cristianos; otros se salvaron por la inter­pretación alegórica de sus escritos.

Pero de todo el largo proceso mediante el cual la Roma pagana y maldita fue redimida en nombre de sus destinos cristianos, el ejem­plo más luminoso fue el concepto de im­perio, que consiguió perpetuar durante un milenio una institución para cuya existen­cia faltaban los presupuestos necesarios. El fin de Roma y de su imperio sólo se pudo concebir como el fin del mundo y la llegada del Anticristo. El libro termina con un amplio estudio sobre una leyenda co­mún al judaismo, al cristianismo y al ma­hometismo, la de Gog y Magog, pueblos que serán lanzados por las fuerzas del mal contra los fieles. Fruto de un espíritu más analítico que sintético, dominado por una erudición amplísima y segura, iluminado por la exacta valoración psicológica e his­tórica de la leyenda, este libro no cae nunca en la pedantería, sino que refleja el interés humano y poético del autor por la edad misteriosa y lejana que inspiró gran parte de su obra.

E. C. Valla