Retrato de grupo con señora, H. Böll

A través de la vida de la protagonista, Leni Gruyten, es descrita la historia de alemania desde la épo­ca guillermina hasta la segunda postguerra. Además de la historia personal de Leni, el narrador-testigo expone también las vicisitudes de todos aquellos que tuvieron que ver con ella, una cincuentena de personas, entre conoci­dos, amigos y parientes. Así, su hermano poeta Heinrich, dos años mayor que ella, que es fusilado por desertor; sor Rahel, la bióloga judía que tanta importancia tuvo en su formación juvenil; el especulador Pelzer, que se aprovecha del nazismo para enriquecerse; y el padre Herber, que dará con sus huesos en la cárcel por sabotaje de la economía de guerra.

De Leni, que al comienzo de la novela cuenta 48 años y disfruta de una pensión de viu­da de guerra (estuvo casada durante tres días con el cabo Alois Pfeiffer, el cual moriría en la guerra) aparece re­construida la juventud en una escuela de monjas y pos­teriormente en un colegio, hasta una madurez marcada por su ingreso en el mundo del trabajo, primero en la empresa de su padre, y luego como florista en un esta­blecimiento que prepara coronas mortuorias. Allí se enamora, siendo correspondida, del ruso Boris, con quien tendrá un hijo y al que perderá cuando, tras ser hecho prisionero por los americanos, muera en un acciden­te minero. Al término de la novela Leni ha dejado el tra­bajo, se ocupa de tres niños portugueses y está unida sen­timentalmente al basurero turco Mehmet, del que espera un hijo.