Rabinal Achí

Acción escénica «quiché» (guatemalteca), publicada en París, por Brasseur, en el año 1862. Uno de los je­fes de la casa principesca de Caguek, lla­mado Queché Achí, aterroriza a las gentes sometidas al rey Aham-Hobtoh, que tiene como uno de sus principales guerreros a Rabinal Achí. Éste vence a Queché Achí y lo conduce humillado a presencia del rey, quien le impone vergonzosas condiciones para obtener el perdón. Como Queché Achí las rechaza con orgullo, es condenado a muerte. Antes de la ejecución, como gracia se le permite sentarse a la mesa real, pudiendo beber en su copa, vestir ricos ropa­jes, celebrar los pasados triunfos y danzar con la propia hija del rey, la bellísima U-Chuch-Raxón («cuyos virginales labios nadie besó nunca»).

El condenado deberá enfrentarse con las doce águilas y los doce jaguares que protegen el trono real; y to­davía obtiene una última merced: marchar durante trece veces veinte días a sus mon­tañas para saludarlas por vez postrera. Todo lo realiza el guerrero, y a su regreso es despedazado por las fieras. No es posible fijar, con aproximación, la época en que se compuso la obra, ni siquiera con la ayuda de la lista cronológica (desgraciadamente mutilada por la ignorancia de copistas inex­pertos) de los libros de Chilam Balam (v.), actualmente en la biblioteca de Filadelfia. Solamente sabemos que la obra fue com­puesta por Bartolo Zig, después de la con­quista española, incluyendo antiguas leyen­das narradas en el Popol Vuh (v.).

G. V. Callegari