Posthoméricas, Quinto Smirneo

Poema épico de Quinto Smirneo, escritor griego, que vivió probablemente en Asia Menor en el siglo IV. Narra en catorce cantos los acontecimientos de la guerra de Troya, desde la muerte de Héctor (v.), con la cual se cierra la Ilíada (v.), hasta la des­trucción de la ciudad, la partida de los griegos de la Tróade y las primeras aven­turas del viaje de regreso.

Los hechos más notables narrados en el poema son la lle­gada de las Amazonas y de los Etíopes, la gesta de Neoptólemo, hijo de Aquiles (v.), digno heredero del heroísmo de su padre, el regreso de Filoctetes (v.) desde Lemnos y sus empresas como jefe de los griegos, la destrucción de Troya y el naufragio de los héroes griegos en su camino de regreso. La narración de los acontecimientos avan­za clara y expedita, pero uniforme, sin vi­veza ni dramatismo; tampoco basta para dar unidad al poema la concentración de los hechos en torno a Aquiles y Neoptó­lemo. Los dioses, como los héroes, están en el poema sometidos al hado y les falta fuerza y calor; en comparación con los poe­mas homéricos resulta nueva la deificación de fenómenos naturales y cualidades mora­les abstractas.

Son frecuentes las senten­cias y es evidente el intento moral del au­tor, hasta el punto que se ha pensado que el poema fue compuesto con finalidad di­dáctica, para que existiese una narración completa y ordenada de los acontecimientos comprendidos entre la Ilíada y la Odisea (v.). La imitación homérica es continua en el relato de los hechos, en la descripción de los caracteres, en el estilo, en la len­gua; en parte son nuevas las comparaciones que revelan en el autor un fino espíritu de observación y cierta sensibilidad por las bellezas de la naturaleza. Además de la in­fluencia de Homero y, en menor grado, de los poetas épicos y trágicos griegos, es evi­dente en las Posthoméricas el influjo de poetas latinos, especialmente de Virgilio y de Séneca.

C. Schick