Poimandres, Hermes Trismegisto

Colección de escritos atribuidos por la tradición a Hermes Trismegisto, el dios griego correspon­diente a la divinidad egipcia Toth o Tehuti.

Comprende las obras más importantes de la literatura hermética que floreció bajo el influjo neopitagórico, consistente en escritos compuestos por diversos filósofos como reve­laciones de Ja divinidad. Se trata de unos veinte escritos en prosa, de época diversa, titulados así por el primero y más antiguo de la colección, que, a su vez, es todo lo que nos queda de una antigua serie de escritos más vasta y completa. En la pri­mera composición se narra una visión en la cual el Nus-Poirhandres expone a Hermes algunas teorías acerca de Dios y la naturaleza; éste es el más importante de los escritos de la colección; entre los demás se recuerdan algunos diálogos de Hermes con Asclepios sobre el verdadero bien, sobre el conocimiento, etc., diálogos de Hermes con Toth acerca de la divinidad, sobre la transformación de las cosas, erró-, neamente llamada muerte, un sermón al pueblo, en el cual demuestra que el peor mal para los hombres es ignorar la divini­dad, y otros.

Estos escritos parecen perte­necer a fines del siglo III; no contienen una doctrina unitaria, sino principios a veces contrastantes. Es fundamental el concepto dualisticoplatónico, por el cual, a la divini­dad buena y perfecta se contrapone la materia como principio del mal: no faltan, en contraste con este motivo predominante, referencias a un tipo> de panteísmo de ca­rácter estoico. El hombre viene a ocupar en el universo como una posición intermedia entre la divinidad y el mundo sensible, en cuanto su cuerpo proviene de la materia, mientras su alma procede, por lo menos en gran parte, de la divinidad.

La natura­leza y el objeto del mundo pueden ser pe­netrados sólo por los hombres dotados  que aspiran al conocimiento de lo divino y a él llegan elevándose por encima de las sensaciones en un estado de éxtasis. El conocimiento de Dios da la perfecta felicidad; el alma del hombre puro, después de una serie de ulteriores purificaciones, podrá volver al cielo del cual procede. Éstos son los conceptos principales expuestos en el Poimandres: proviene en su mayor parte de la poesía griega, especialmente neoplatónica, y de concepciones místicas o mágicas populares, que responden a particulares exigencias prácticas.

Los escritos que cons­tituyen la colección son interesantes sobre todo como pruebas de la difusión y de la forma que habían adquirido entre el pueblo las doctrinas platónicas mezcladas con ele­mentos pitagóricos, estoicos, órficos y si­ríacos. Por su carácter hermético fueron considerados por algunas sectas como tex­to sagrado y fueron muy conocidos en la Edad Media y, en época humanística, en las academias neoplatónicas florentinas.

C. Schick