Po Hsüeh Ko, Ts’ên Ts’an

[El canto de la nieve]. Es una de las más conocidas poesías chinas del siglo VIII, escrita por Ts’ên Ts’an (720?- 770?) en honor de su amigo Wu Pen-kuen (el juez Wu), en el momento de separarse de él.

Ts’ên Ts’an pertenece al período áureo de la lírica china, que vió surgir a los más insignes poetas del país, como T’aipo (701-762), Tu Fu (712-770) y Wang Wei (701-761). Su poesía, siguiendo el estilo de la escuela clásica, está modelada sobre la llamada «forma de los siete caracteres», donde cada verso está compuesto de siete caracteres o signos chinos diferentes, y está dedicada a la exaltación del espíritu militar. Mientras los poetas chinos buscan generalmente la inspiración en el lado trá­gico y destructor de las guerras, Ts’ên Ts’an canta la belleza viril de la vida militar, que vivió en Mongolia cuando pertenecía al ejército.

Esta tendencia positiva ante el espíritu militar encontró más tarde conti­nuadores en Kao Shih (700?-765) y en Wang Ch’ang-ling (siglo VIII). El canto Po Hsüeh Ko describe la partida de su amigo Wu. En la tierra tártara, durante el octavo mes lunar, el viento frío rompe ya las ramas verdes. Y cierta mañana aparece inesperadamente una blancura que adorna los árboles como si fuesen manzanos en flor.

La nieve lo invade todo y entra en la tienda militar, donde el general da un banquete en honor del juez Wu, que dentro de poco ha de marchar para volver a su patria. El poeta acompaña a su amigo du­rante un trecho de camino y se detiene luego, contemplando las huellas que el caballo de Wu deja sobre la blanca nieve.

S. Lokwang