Poesías, Salvador de Madariaga

La lírica del político y escritor español Salvador de Ma­dariaga (n. 1886) ofrece elegancias, finuras’, que revelan al buen gustador de los clá­sicos tanto como al meditador efusivo ante el fluyente cauce de la tradición popular española. Los motivos folklóricos le atraen profundamente, como demuestra en sus Romances de ciego y La fuente serena, que datan, respectivamente, de 1922 y 1928.

Abunda en dignidad y talento para la in­terpretación folklórica que lleva a su poe­sía. Su temperamento casi británico y a la vez profundamente español, influye en su compleja labor de ensayista y divulgador de nuestros más altos valores. Su obra de creador, a juicio de la crítica severa, re­sulta desigual, aunque siempre revela «la marca del auténtico intelectual, la alta región ideal de un temperamento depurado y comprensivo de la generación de Ortega y Gasset». Aparte de sus poesías ya cita­das, ha publicado varias novelas. Sin duda sus poesías y sus ensayos críticos tienen mayor calidad que su obra narrativa.

C. Conde