Poesías, José Joaquín Pesado

De la obra del escri­tor mexicano José Joaquín Pesado (Í801- 1860), Poesías, existen ediciones de 1839, 1840 y 1886 (completa). Contiene compo­siciones originales: rimas amorosas, poesías morales y poesías descriptivas.

Éstas, según González Peña, son las mejores: «Adviér­tese en ellas, a más de originalidad y per­fección de forma, un pintoresco y delicioso mexicanismo. Pinta allí el poeta escenas del campo y de la aldea mexicanos: una pro­cesión y un banquete pueblerinos, una co­rrida de toros, una pelea de gallos, el mer­cado, la serenata, los volatines y los fue­gos; o bien sitios y escenas de Orizaba y Córdoba: las cumbres de Acultzingo, la fuente de Ojozarco, los rebaños trashuman­tes, una tempestad de noche, el pico de Orizaba». Aunque presentó como simples traducciones las poesías tituladas «Las Az­tecas», se trata de obras originales, algunas de lo mejor que escribió.

Tradujo del ita­liano (es muy celebrado lo que llegó a pu­blicar de la Jerusalén libertada de Tasso), del francés y del inglés. Hizo asimismo, versiones de los «Salmos» y del «Cantar de los Cantares», aunque no directas, pues ignoraba el hebreo, y de Horacio. «Pesado — dice Menéndez Pelayo — es uno de nues­tros mayores horacianos: sus versiones pue­den figurar sin desdoro junto a las mejores que existen en nuestra lengua, y las carac­terísticas que en él encuentra el crítico español — alteza de pensar, selecta cultura y nobleza de estilo — son debidas, al menos en parte, a la vital influencia de Horacio». Lo más selecto puede verse en Octaviano Valdés, Poesía neoclásica (México, 1946).

A. Millares Carlo

En su colección, hay sonetos que por lo elegantemente labrados constituyen pági­nas de florilegio. (Urbina)