Poesías, Friedrich Schlegel

[Gedichte]. Las poesías de Friedrich Schlegel (1772-1829) fueron publicadas en volumen en 1810. El mismo autor nos narra cómo, conviviendo desde joven con su hermano August Wil­helm— sumergido, por aquel tiempo, en el estudio de la poesía italiana y española — también él se encontró irresistiblemente arrastrado a escribir sonetos, estancias, ro­mances, que surgían fáciles y prontos de su alma.

En realidad se trata de poesía «en frío», de la que nada ha perdurado; se re­vela cierta habilidad en plasmar versos, pero falta la disposición poética y las compo­siciones resultan artificiosas, frías, carentes de vida y mediocres. Las poesías del grupo «Rojo vespertino» quisieran ser piezas lige­ras de carácter impresionista; pero sólo «La rosa» y «Zarzales» revelan cierta sensibi­lidad. «Plegaria» recoge un motivo de Novalis, pero, aunque responda en Schlegel a una sincera religiosidad, no consigue con­movemos; lo mismo sucede con las baladas «Fuga de Mahoma», «Frankenberg cerca de Aquisgrán», «San Reinaldo», que no inte­resan, pese a su carácter narrativo.

Las poesías dedicadas a Lessing («A Lessing», «Prólogo» y «Epílogo de Natán») resultan fríos ejercicios. En «A Eliodora», Schlegel adopta plenamente la actitud de mesías del Romanticismo, loándose de haber roto el sello de todas las ciencias, y de haber ele­vado un templo a cada arte. También en la larga elegía «A los alemanes» exalta su propia obra de libertador y fustigador de sus compatriotas, y no puede negársele cier­ta grandeza, por lo menos en el plantea­miento, que refleja una actitud crítica aná­loga, por ejemplo, a la de la 120.a «Idea» («Athenaeum»). En cambio las dos poesías posteriores (1802), «Junto al Wartburg» y «Al Rin», reflejan la actitud incondicionalmente nacional y filogermánica de un Wackenroder, aquella actitud que constituye ya un prenuncio de los hermanos Grimm y de la formación de la germanística. Fue muy alabado, al aparecer, su «Hércules Musa- geta», composición retorico didáctica que no carece de nobleza, tanto en los versos que exaltan a Goethe y Lessing como en los que caracterizan al arte.

B. Allason