Poesías, Antonio Augusto Soares de Passos

Poesías de Antonio Augusto Soares de Passos (1826- 1860), el mayor exponente de la segunda generación portuguesa romántica, que está sobre todo representada por Garrett, Herculano y Castilho.

En la musicalidad del verso, en la facilidad de la vena poética y en la delicadeza, tal vez un poco lánguida, del sentimiento, las poesías de Passos, pu­blicadas en 1856, recuerdan los Cantos (v.) de Aleardi; todo son melancolías, sueños, llantos y blancos sudarios. Una de sus pie­zas más famosas es «El noviazgo de la tum­ba» [«O fidanzamento do sepulcro»], que trata el tema ultrarromántico del amante muerto, que en el corazón de la noche se levanta del sepulcro buscando a su novia, abandonada en la flor de los años, y ésta corre a su llamada, para estar al menos unidos en la muerte.

Bellísimo es también el «Llanto de Agar»; pero su obra maestra es «El firmamento» [«O Firmamento»], en la que el poeta, animado por una elevada inspiración religiosa ante el misterio del universo, alcanza en algunos rasgos la solemne majestad de los salmos bíblicos. Encendidas de vivo sentimiento patriótico están las poesías «Amor y Eternidad», «Vida», «Desaliento», «Oda a Camões», «El Monasterio de Batalha» y, sobre todo, las odas al bosque de Bussaco, donde los por­tugueses aliados a las tropas de Wellington en 1810, derrotaron a los franceses guiados por Massena.

G. Battelli