Philaster o El Amor Herido, Francis Beaumont

[Philaster or Love Lies a Bleeding]. Obra dramática de Francis Beaumont (1584/85-1616) y John Fletcher (1679-1625), representada en 1611 y publicada en 1620.

El rey de Calabria ha usurpado el trono de Sicilia, pero el legí­timo heredero, Philaster, ama y es amado a su vez por Aretusa, hija del usurpador, que se propone casarla con Faramundo, príncipe de España. Para mantenerse en contacto con su amada, Philaster pone a su servicio al paje Bellario. Pero cuando Aretusa, para librarse de Faramundo, in­forma al rey de que el príncipe mantiene relaciones con una dama de la corte, ésta, en venganza, acusa a Aretusa de excesivas ternuras con Bellario; Philaster, convencido de que la calumnia es verdad, deja a Are tusa y despide a Bellario. Pero poco des­pués se descubre que el supuesto Bellario es en realidad Eufrasia, muchacha noble, que, enamorada de Philaster, había vestido indumentaria masculina para poder estar a su lado.

Todo acaba bien, salvo para Eufrasia, que vuelve a la casa paterna, de­cidida a no casarse jamás. En este drama, como en otros debidos a la colaboración de ambos autores, las reminiscencias shákespearianas son evidentísimas, hasta el punto de hacer pensar que se han limitado a tomar apuntes de las obras de su gran predecesor. Philaster recuerda a veces a Otelo (v.), a veces a Hamlet (v.); Eufrasia es la Viola de la Noche de Epifanía (v.), sin la voluntad, el espíritu de iniciativa, ni la prontitud de aquélla, tan olvidada de sí misma que se sale de lo humano, sin llegar a lo sublime. El argumento recuerda en todo momento el de Cimbelino (v.).

Se diría que los autores han pensado que pueden «ha­cerlo mejor» que Shakespeare, idealizando y retinando, de acuerdo con el gusto super­ficial y novelesco de la corte de los Estuardos, los personajes creados por el gran dramaturgo; pero sólo consiguieron hacer copias más rígidas. La obra fue el primer éxito clamoroso que tuvieron ambos autores y resiste bien al tiempo, gracias a la belleza del estilo y a su auténtica vena poética.

L. Krasnik