Pan Tadeusz, A. Mickiewicz

En tierras lituanas, el conde Horeszko y el juez Soplica se disputan la propiedad de un castillo. Cuando llega el pre­sidente del tribunal que deberá mediar en la controver­sia, Soplica ofrece un banquete al que también invita a su adversario y en el que comparecen el joven sobrino de Soplica, Tadeusz (hijo de un hermano desaparecido des­pués de haber dado muerte, años antes y por cuestiones de honor, al padre de Horeszko), y un misterioso monje de nombre Robak.

Durante la fiesta Soplica y Horeszko, excitados por el vino, reanudan las disputas. El conde reúne a sus hombres para asaltar la casa de su rival, que se halla defendida por los amigos de éste. Una interven­ción de las tropas rusas hace que ambas facciones se unan en contra de los extranjeros y prevalezca momentánea­mente la razón.

Pero los rusos reciben refuerzos y los li­tuanos se ven obligados a huir buscando refugio en Po­lonia. Durante la escapada Robak, que ha sido herido, revela, antes de morir, que es en realidad el padre de Ta­deusz, esto es, el asesino del padre de Horeszko, y que se hizo fraile (además de dedicarse a la actividad patrió­tica) para expiar sus pasadas culpas.