Nuestra señora de París, V. Hugo

En París, en 1482, Quasimodo, el deforme campanero de Notre-Dame, trata de raptar a la gitana Esmeralda por orden del archidiácono Frollo. Pero el capitán Phoebus de Chateaupers salva a la muchacha, que se enamora de él. Mientras tanto el poeta Gringoire ha ido a parar a la Corte de los Milagros: el rey de los mendigos lo condena a muerte, pero interviene Esmeralda para salvarlo. Grin­goire la ama y Esmeralda, por compasión, se casa con él.

Pero un día, durante una cita que Esmeralda, todavía enamorada, le ha dado a Phoebus, éste es apuñalado por Frollo, el cual deja que Esmeralda sea acusada del cri­men. Cuando, después de varias peripecias, la muchacha acabe por ser apresada y ahorcada, Frollo asistirá impa­sible a su muerte desde lo alto de la torre de la catedral. Pero Quasimodo lo arrojará al vacío; y seguidamente, con el cadáver de Esmeralda en brazos irá a morir al ce­menterio de los condenados.