Los Mártires o El Triunfo de la religión cristiana, F.R. de Chateaubriand

Un jo­ven cristiano, Eudoro, ama a la pagana Cimodocea, la hija del sacerdote Demodoco, y le cuenta su vida aven­turera. Nacido en el seno de la familia de los Lasténidas de Mesenia, fue enviado todavía adolescente a Roma, donde olvidó su fe. Convertido en soldado del ejército de Diocleciano, combate en el ejército del Rin contra los francos. Nombrado posteriormente gobernador de Ar­mónica, conquista el amor de la hermosa druida Velleda, la cual se quita la vida después de haberle confesado su pasión.

Trastornado y lleno de remordimientos, Eu­doro retorna a la religión cristiana. Cimodocea, enamo­rada a su vez de Eudoro, decide convertirse para poder unirse a él en matrimonio. Pero estalla la persecución contra los cristianos. Eudoro corre a Roma para defen­der a sus compañeros de fe. Tras ser arrestado, se le con­dena a muerte. También Cimodocea, que no duda en declararse cristiana, es arrestada. Cuando Eudoro hace su entrada en la arena se le une Cimodocea, que quiere com­partir su destino.