LAS PRIMAVERAS DE IVAN GALEB (Vladan Desnica )

Las primaveras de Ivan Galeb

Las primaveras de Ivan Galeb

Titulada originalmente en croata  Juegos de primavera y de muerte y publicada en 1957.

La acción de esta novela narrada en primera persona – en la que abundan las asociaciones y los episodios, a menudo desconectados entre sí – se desarrolla en dos planos distintos: el del diario cotidiano del protagonista que habla de su situa­ción contingente particular y el de los recuerdos de las etapas decisivas de su pasado.

Enfrentado con la muerte, a raíz de un accidente de circula­ción que trunca su carrera artística, el célebre violinista Ivan Galeb revive su vida y la analiza con ojos de hombre maduro. Las complicaciones de una difícil operación que hacen dudosa la cu­ración del artista, induce al narrador a reflexionar sobre la vida y la muerte.

La muerte de un compa­ñero de habitación, ocurrida inmediatamente des­pués de la visita de una alegre compañía, el final inminente de un atareado general a quien los mé­dicos ocultan sus condiciones y, finalmente, la muerte de un estudiante que no supera las conse­cuencias de un interrogatorio de la policía, ocu­pan la atención del enfermo.

Siguiendo el intrin­cado hilo de sus razonamientos, el narrador se concentra en problemas estéticos y filosóficos, pero sobre todo en la cuestión del ethos de la creación artística. En orden cronológico, sus re­cuerdos reconstruyen la vida pasada del violinis­ta, deteniéndose largamente en el período de su infancia, transcurrida en una pequeña ciudad dàl­mata en casa de su abuelo, cuya familia recuerda Los Buddenbrook, de Thomas Mann.

Galeb no ha conocido a su padre, capitán de un velero, muerto en el mar en obscuras circunstancias. Una vez muerta la madre, va a colegio en la misma ciudad en cuyo hospital aguarda ahora su cura­ción. Contraída la tuberculosis durante el período transcurrido en la academia musical, reside largo tiempo en Italia. La muerte del abuelo y el suici­dio de una joven de la cual se había enamorado durante unas vacaciones transcurridas en su casa, le alejan de su pueblo natal.

Los recuerdos de Galeb pierden continuidad – un reflejo de lo ines­table de su vida, a lo que también se debe el fracaso de su matrimonio -, Galeb vive con alivio la muerte de su mujer que con su presencia le obligaba a enfrentarse de continuo con su debili­dad. Sólo la repentina pérdida de su hermana, provoca la transformación interior del protago­nista. Pero Galeb busca inútilmente en su patria la paz y la quietud interiores. El final del diario nos devuelve al presente de la narración. Después de una segunda operación, Galeb sigue luchando entre la vida y la muerte.

Cuando finalmente abandona el hospital, ya no es tan sólo la natura­leza, la que da muestras de renacimiento. El na­rrador deja sin resolver las últimas dudas acerca de la identidad recuperada: ¿recobrar la serenidad es un signo de cansada resignación o un brote de sabiduría superior? Caracterizada por la tenden­cia intelectual que tiende a dominar la realidad múltiple y el problema de la vida y la muerte del hombre, la novela de D. oscila entre la prosa narrativa y el ensayo.

En ediciones sucesivas el autor sometió la obra – considerada generalmente como la mejor de su producción literaria – a una ligera revisión.