Las Manos sucias, J.P. Sartre

Drama en 7 escenas

La acción tiene lugar en un pueblo imaginario de los Balcanes durante la II guerra mundial, mientras co­mienza la derrota alemana y dentro del partido comunis­ta se empiezan a plantear ya los problemas de la pos­guerra. Hoederer, el jefe de la oficialidad comunista, está alineado en posiciones colaboracionistas. Sin embargo, los demás dirigentes del partido no comparten su línea política y deciden eliminarlo. El encargo de realizar di­cha misión recae en Hugo, un joven intelectual marxista de extracción burguesa.

Hugo se establece con su mujer, Jessica, en casa de Hoederer, en calidad de secretario. Los dos hombres oponen sus respectivos puntos de vista: Hugo no quiere más que preservar la pureza de su ideal, en tanto que Hoederer cree en una política eficaz, aun cuando se vea obligado para aplicarla a «ensuciarse las manos». Sin embargo, Hoereder comprende que sobre todo, el verdadero problema de Hugo es el de sentirse re­chazado por cualquier colectividad humana: excluido del mundo burgués por propia elección, lo está asimismo del mundo proletario por cuanto que no ha nacido en él.

Le propone, pues, ayudarlo. Tras algunas vacilaciones Hugo se dispone a aceptar, pero entonces descubre a Jessica en brazos de Hoereder y, creyéndose burlado, lo mata. A su salida de la cárcel, Hugo descubre que la línea políti­ca de Hoereder ha sido aceptada oficialmente por todos los dirigentes, los cuales querrían hacerle admitir ahora que su homicidio fue cometido por razones exclusivamen­te personales, por simples celos. Pero Hugo rechaza esta interpretación instrumental de su acción, y acepta morir bajo las balas de sus ex camaradas.