La Vuelta a la Patria, Juan Antonio Pérez Bonalde

Obra de Juan Antonio Pérez Bonalde (1846-1892). El tema del destierro cobró en la poesía venezolana de la época romántica gran im­portancia, debido muchas veces a las cir­cunstancias políticas por las que atravesaba el país.

Fuera voluntario o forzoso el exilió, cuya resonancia sentimental formaba parte, desde el Poema del Mío Cid, del patrimonio de la poesía castellana, y que baña en melancólica luz ciertas expresiones de la poesía de Andrés Bello, engendró una serie bastante copiosa de composiciones poéticas. Entre ellas hay una obra maestra, La vuelta a la Patria, de Pérez Bonalde, poema dolo­roso, ante cuyos acentos vibran siempre nuestras almas, del retorno del desterrado a su país, en el cual le espera, desgraciada­mente, en el cementerio, la tumba de la madre muerta. La vuelta a la Patria es así, a la vez, el poema del amor patrio y del amor filial, nutridos y fortalecidos en la ausencia, avivados en el retorno a playas familiares, profundamente cimentados por el dolor. El poema fue escrito en el mar, mientras el barco que transportaba a Pérez Bonalde navegaba no hacia La Guaira, como podrían hacérnoslo creer algunas de sus referencias, sino hacia Puerto Cabello, don­de le acogieron parientes y amigos, ante los cuales leyó su composición; poema del des­tierro y de la patria vista aún con los ojos del alma y del recuerdo.

Los versos de La vuelta a la Patria son de los que, una vez leídos, no se olvidan y siguen, raro privi­legio, cantando en la memoria. Ello es de­bido a su calidad emotiva, a la sinceridad y a la profundidad del sentimiento expre­sado, al contenido tan humano que encierra. Se debe también al don lírico y a la plasti­cidad de una expresión densa y matizada, cuyo ritmo externo se amolda maravillosa­mente al de la emoción.

R. L. F. Durand