La Reina Jove, Ángel Guimerá

 [La reina jove]. Dra­ma en cuatro actos y en prosa del poeta y dramaturgo catalán Ángel Guimerá (1845- 1924), estrenado el 15 de abril de 1911.

La joven princesa Alexia, recién elegida so­berana, hace donación a la ciudad de uno de sus mejores parques. Después de la ce­remonia, la reina sufre un accidente y es salvada por el valeroso Rolant, jefe de la oposición republicana. Desde entonces un secreto idilio se inicia entre ambos. Rolant va a palacio a pedir el indulto de dos de sus compañeros; por su parte, la reina asis­te, disfrazada, a uno de los mítines de Ro­lant. Ambos descubren que desde distintas vertientes sus deseos confluyen en el amor al pueblo humilde y en evitar el inútil de­rramamiento de sangre.

Pero el gran duque Esteve, tío de Alexia, implanta una dicta­dura y la reina queda, de hecho, prisionera. Sin embargo, consigue llegar a casa de Ro­lant y pedirle la paz entre los dos conten­dientes; ambos se confiesan su amor y Alexia implora para que impida su matri­monio obligado con el hijo del gran duque Esteve. Pero Rolant, fiel a su ideal y a sus amigos, lleva adelante sus planes y se su­bleva. Los revolucionarios llegan hasta el palacio real y quieren agredir a la reina; Rolant se interpone y se la lleva amorosa­mente diciendo: «La reina, no! La dona, sí! Aparteu-se! Aparteu-se!» La fuerza dra­mática de la obra radica en la lucha que sostienen Alexia y Rolant contra los con­vencionalismos sociales y políticos que im­piden el triunfo de sus sentimientos.

Es un buen drama romántico llevado con maes­tría, en el que se ensalza la figura de la reina para contraponerla, en cierta manera, a la institución monárquica, demasiado for­malista.

A. Manent