La Princesa Tararanova, Grigorij Petrovič Danilevskij

[Knjazna Tarakanova]. Novela de Grigorij Petrovič Danilevskij (1829-1890), publicada en 1882. En Tarakanova, su autor, al que po­dríamos considerar como el creador de la historia novelada en Rusia, cuenta la his­toria de la desgraciada y misteriosa aven­turera que en el reinado de Catalina II pro­movió complots y levantamientos, afirmando ser hija de la difunta zarina Isabel, hija de Pedro el Grande, y pretendiendo el re­conocimiento de sus derechos a la corona.

La primera parte de la novela está presen­tada en forma de diario escrito por un cierto Konzov, lugarteniente adjunto al príncipe Orlov, ex favorito de Catalina. Tal diario, abandonado por él a merced de las olas en una botella, durante un temporal, había llegado a poder del mismo sacerdote encar­gado de asistir a la Tarakanova en el mo­mento de morir. En dicho diario se cuenta que Orlov sedujo a la princesa, y, fingiendo que deseaba casarse con ella, la puso en manos de Catalina. En la segunda parte del libro se describen la prisión, los sufrimien­tos y la muerte de la desgraciada prisio­nera, que incluso en su confesión, hecha pocas horas antes de morir, sostuvo que era la legítima pretendiente al trono de Rusia, demostrando con ello que había obrado siempre de buena fe y siguiendo el consejo de algunos políticos que trata­ban de servirse de ella en perjuicio de la gran Catalina.

En las últimas páginas se cuentan los inútiles esfuerzos realizados por una antigua prometida de Konzov para encontrar a éste. En la novela desfilan, ma­gistralmente descritas, numerosas figuras históricas de gran relieve, como Catalina II y sus favoritos Orlov y Potemkin. Aparece también en escena el célebre músico italiano Paisiello, que por entonces era maestro del zarevitz en la corte rusa. La importancia de la obra estriba sobre todo en la evoca­ción novelesca de un ambiente histórico, que recuerda las mejores obras de Dumas padre.

G. Kraisky