La Princesa Gundega, Ana Brigadere

[Princese Gundega]. Drama legendario de la escritora letona Ana Brigadere (1861-1933). Gundega, bella y caprichosa princesa, desprecia a todos sus pretendientes y rehúsa arrogante­mente hasta al gran rey Brussa. Por esto su padre la repudia y la entrega al primer mendigo que pasa, Maris, feo, cojo y joro­bado.

Así Gundega va errando con Maris por el reino del rey Brussa, lo acompaña a su choza, donde Maris modela bellos cán­taros y le sigue a la plaza para vender su mercancía. Orgullosa por su sangre noble, Gundega es áspera en las palabras, pero en su interior aprecia a Maris. Cuando éste corre un grave peligro, luchando con un malvado brujo, Gundega lo salva poniendo en peligro su misma vida, pero no quiere que él le dé las gracias. El país está em­brujado; el rey Brussa, bello y joven, no quiso casarse con la hija del brujo, y quedó convertido en un ser deforme; el hechizo se deshará solamente cuando una mujer le ame. En la espera el brujo arruina el país, y sólo Maris tiene valor para enfrentarse con él. Lucha, lo vence, pero cae exánime.

Gundega, siguiendo un impulso de su cora­zón, le devuelve la vida con un beso, y por él afronta la mayor humillación: en el cas­tillo del rey Brussa, ante sus hermanas, deja que se burlen de ella como de una mendiga. Cae entonces su vanidoso orgullo y al mismo tiempo se deshace el encanto: Maris aparece en toda su belleza, ya que no es otro que el rey Brussa, liberado de su deformidad gracias al amor de Gundega. La princesa Gundega es la más feliz de las obras dramáticas de Ana Brigadere.

M. Rasupe