La Fiebre del Oro, N. Oller

La acción se sitúa en la Barcelona de los años 1880-86, época de una gran euforia económica que se refleja en el constante ascenso de la bolsa y que acabará desembocan­do en un proceso de recesión. En este contexto, el pro­tagonista de la novela, Gil Foix, de origen menestral, con­sigue amasar una gran fortuna como agente de bolsa, lo que le permite codearse con la burguesía tradicional bar­celonesa, que siempre lo verá como un advenedizo.

Su ca­rácter ambicioso y su vanidad le llevan a participar en la actividad política y a promover la construcción de una lí­nea férrea que una Barcelona con Vilaniu y posterior­mente llegue hasta Madrid. El exceso de ambición, las traiciones de su entorno y los primeros síntomas de crisis económica le llevan a la ruina y la locura. La tesis de la novela es doble: si bien el exceso de ambición puede lle­var al desastre personal, es gracias a la actividad de hom­bres como Foix que la sociedad progresa económi­camente.