La Empresas de Pacala, Petre Dulfu

[Ispróvile lui Pácalá). Poema del rumano, publicado en 1910.

Se tra­ta de la epopeya de Pácalá (v.) que el autor ha recogido de una tradición común al folklore europeo, dándole unidad poética. Pácalá vende a una encina una vaca le­chera, herencia paterna, porque cree ver en el agitarse de las hojas del árbol una promesa de pago. Como no ha recibido el dinero, corta la encina y encuentra al pie del árbol un tesoro, del que sólo toma lo que le pertenece por el valor de la vaca. Las aventuras continúan, basadas todas en la simplicidad de Pácalá, terminando siem­pre con bien para él, y dirigidas a una conclusión moral más o menos sumaria: Pácalá se carga a hombros la puerta de casa, cuando sus hermanos le dicen que «tome la puerta» y luego, sin querer, la deja caer sobre unos ladrones.

Elevado milagrosamente al cielo, se contenta con pedir al padre Eterno una flauta; al ser­vicio de un malvado «popa» (sacerdote) realiza empresas maravillosas (amansa fie­ras y domina dragones) y termina apalean­do a su dueño, según un trato hecho con él, por haber logrado irritarle. Pasado al servicio de un vaquero inicuo, sabe darle el castigo merecido; vuelto a su país natal, compra una ternera, y como los paisanos envidiosos se la matan, Pácalá, fingiendo que la piel habla, consigue hacer dinero, induciendo a sus paisanos a matar todas las vacas para ganar tanto como él. Arrui­nados, quieren arrojarle a un lago, pero Pácalá hace encerrar en el saco, en su lu­gar ¡ a un boyero estúpido, y se apodera de todos sus bueyes.

Contando después que había encontrado el ganado en el fondo del lago, ahoga a todos sus tontos paisanos y queda dueño de su aldea. Las fuentes de esta obra, además de las tradiciones ruma­nas, son las aventuras de Till Eulenspiegel (v.), los cuentos de Grimm y el Bertoldo (v.), pero todo ello adquiere con Dulfuina unidad poética que hace de Pácalá un personaje completamente rumano. El estilo es popular y populares son también las sentencias morales, todas de carácter prác­tico, las cuales establecen el enlace de esta obra de fantasía con la realidad.

G. Lupi