Il Tabarro, Giacomo Puccini

Ópera en un acto de Giacomo Puccini (1853-1924), que forma parte del Tríptico (v.). El libreto de Giuseppe Adami está sacado de La Houppelande de Didier Gold.

El patrón Michele, un ro­busto batelero de cincuenta años que ama a su mujer Giorgetta, mucho más joven que él, cuando advierte que ésta le hace traición con Luigi, un descargador de veinte años, intenta recuperar a su esposa por la ternura y el recuerdo de una común desgracia, el niño que se les murió. Una noche Michele, envuelto en su capote, medita en la som­bra, apoyado en el timón. Enciende la pipa. Al ver su llamita, Luigi, que espera la señal de Giorgetta (un fósforo encendido), acude. El patrón Michele lo agarra por la garganta, le hace confesar que es el amante de Gior­getta, lo estrangula y lo esconde debajo del capote. Entonces agarra a Giorgetta, que ha salido de la cabina a buscar a Luigi, y la inclina violentamente sobre el rostro de su amante muerto.

Puccini recupera en II Ta­barro la juvenil impetuosidad y los acentos dramáticos de La muchacha del Oeste (v.); pero los acompaña de las sugestivas cancio­nes de las modistillas, de los músicos ambu­lantes, de los enamorados que crean un ex­traño ambiente sensual, agudizan la ansie­dad e impulsan casi un morboso deseo de catástrofe. Los trozos preferidos son: la obertura, las arias «Hai ben ragione», del tenor, y «Scorre il fiume eterno», del barí­tono; «É ben altro il mió sogno», dúo de soprano y tenor.

E. M. Dufflocq