Hamlet, W. Shakespeare

Tragedia en 5 actos, en verso y en prosa

El príncipe Hamlet, heredero del trono de Dinamarca, ve aparecer en la explanada del cas­tillo real de Elsinor al espectro de su padre el rey, el cual le revela que fue asesinado por su propio hermano Clau­dio, que desposó seguidamente a su viuda, la reina Gertrude. Hamlet jura venganza al padre y comienza a fungirse loco para descubrir mejor a todos los responsables y cómplices.

Mas se ve torturado por dudas e indecisio­nes, que se alternan con arrebatos emotivos y acciones re­sueltas. Rechaza a su joven amada Ofelia, hija del cham­belán Polonio; interroga con cruel encarnizamiento a la madre y, en el curso de la conversación, mata a Polonio que lo escuchaba escondido tras una cortina. Claudio in­tenta en vano desembarazarse de Hamlet, mandándolo a Inglaterra con Rosencrantz y Guildersten para hacer que sea asesinado. Mientras tanto, Ofelia, enloquecida, se ha ahogado.

Su hermano Laertes se halla decidido a vengarlos a ella y a su padre. Claudio invita a ambos jóvenes a batirse en un duelo incruento: en realidad la espada de Laertes y el vino que debe ofrecerse a Hamlet están en­venenados. Hamlet es herido, pero da muerte a Laertes, que le ha confesado la verdad, y al rey. La reina muere por haber ingerido el veneno que estaba destinado a su hijo. En el momento de la muerte, Hamlet confía a su amigo Horacio, el único fiel sostén que ha tenido en la vida, el encargo de contar su historia tejida de fatalidad. A la corte llega Fortinbrás, príncipe de Noruega, que asu­me el gobierno del reino.