El Guardián entre el centeno. J.D. Salinger

Holden Caulfield, hijo de ricos judíos neoyorkinos, está a punto de ser expulsado de la escuela Pencey. De modo que decide huir: se presentará en su casa unos días después, con el inicio oficial de las vaca­ciones navideñas. Llegado a Nueva York, va a parar a un triste hotel donde un camarero, Maurice, le propor­ciona una muchacha. Humillado por su timidez y desva­lijado por el rufián, se siente defraudado y engañado.

El sexo lo ha desilusionado, pero no menos que otros mi­tos: el jazz, el teatro y por encima de todo el cine, en el que ve una odiosa e inútil ficción. Ni siquiera las amigas comprenden la angustia de Holden, vehemente observa­dor de la existencia humana que aspira inútilmente a coinvertirse en un ser adulto y responsable, en un «salvador».

Mientras tanto, en la mente de Holden, las imágenes de Allie, su hermano muerto de leucemia, siguen superponiéndole a la realidad. Tras un encuentro secreto con su hermana pequeña Phoebe, Holden va a casa de su viejo profesor Antolini, pero temiendo que éste quiera seducirlo, sale huyendo. Por último, Phoebe convencerá a su hermano para que regrese a casa de sus padres, quienes decidirán confiarlo a los cuidados de un psicoanalista.