Fuego y Noche, Jánis Rainis

[Uguns un Nakts]. Es el drama letón más popular de Jánis Rainis (1865-1929), escrito entre 1903 y 1904. El personaje central (Jánis Plieksons) está tomado de la leyenda del héroe nacional Lácplesis (v.), que ya había proporcionado materia al poema El matador de osos (v.) de A. Pumpurs. Como éste, también Rai­nis localiza la acción de su drama en el período de las luchas entre los reyes letones y la Orden Teutónica; pero, por su carác­ter simbólico, Fuego y noche tiene más de drama alegórico que de drama histórico. Lácplesis, símbolo de la fuerza invencible de la tierra, lleno de fe en sí mismo, adora a la rubia Laimdota, virtuosa y pura. En el sentido del drama nacional, Laimdota simboliza la Letonia libre. Ella es la ins­piradora de Lácplesis en sus gestas heroi­cas, mientras es todavía para él una meta no alcanzada; pero cuando se convierte, en el reino reconquistado, en la dulce paloma que se acerca a los pies de su héroe, le incita a la paz y a la felicidad. Lácplesis, fijo su ánimo en Laimdota, es bastante fuer­te para resistir los encantos de Spidola, mujer ardiente, que simboliza la Belleza, siempre mudable, pero eterna, y la Sabi­duría.

Frente a la fuerza primordial de Lácplesis, que llega al castillo de Aizkraukle donde reina el padre de Spidola, ésta, que no desdeña bailar danzas nocturnas con las brujas y entablar relaciones amis­tosas con todos los elementos tenebrosos encerrados en el símbolo de la noche, se enardece, aspira a la potencia ilimitada que le daría su unión con el héroe. Pero Lácplesis la rechaza. Desde aquel momento, Spidola comienza contra él su diabólico juego en que empeña todas las fuerzas de la Noche, especialmente a Kangars, símbo­lo de la traición y del fraude. Lácplesis resucita el castillo de la luz, embrujado y hundido en el lago de Burtnieki y libera de este modo el reino de Laimdota, que había de ser su esposa; ésta, en cambio, es raptada y hecha esclava por Spidola. Spi­dola reina ahora en la nueva Riga junto con la Orden Teutónica, y se pone también en relación con Roma. Llega allí Lácplesis para liberar a Laimdota, y una vez más desdeña el encanto de Spidola, que le ofre­ce compartir con él su reino. Pero en la isla de la Muerte, donde está hechizada Laimdota, Lácplesis experimenta por fin el hechizo de Spidola. En el nuevo reino don­de Laimdota se halla junto a Lácplesis co­mo reina, está Spidola que pasa a ser la inspiradora del héroe. Lácplesis era inven­cible mientras luchaba; pero ahora tiene un adversario más fuerte que él: la felicidad.

Mientras Laimdota lo atrae ya únicamente al suave reposo, he aquí la voz de Spidola que resuena más clara en el alma del hé­roe: «como de la muerte debes huir del reposo», y así Lácplesis afronta la lucha desigual con el Caballero Negro, símbolo de la Orden Teutónica; abrazado a su ad­versario, cae con él en las olas del Dáugava, donde sigue combatiendo… Cae el telón sobre este drama, después de que Spidola, incitando al héroe letón, sigue en el río a los dos combatientes. Fuego y No­che, fue convertido en drama musical por Jánis Médins.

M. Rasupe