Eugénie Grandet, H. de Balzac.

Forma parte de las Escenas de la vida de provincias, en los Estudios de costumbres de la Comedia humana.

Grandet, un comerciante de Saumur, ha reunido una fa­bulosa fortuna, pero dado que es un avaro obliga a vivir con estrecheces a su mujer, a la sirvienta Nanon y a su hija Eugénie. Sumisa y devota, Eugénie, que es la más rica heredera de la pequeña ciudad, es codiciada por las dos grandes familias del lugar, aunque ella se muestra in­diferente ante cualquier pretendiente.

Cuando se produ­ce, sin embargo, la llegada de su primo Charles, un jo­ven dandy parisino arrastrado por la ruina del padre, des­cubre de pronto el amor. Mientras su padre maniobra para recuperar los créditos del hermano, la muchacha ofrece a su primo todos sus ahorros con el fin de permitirle partir y rehacer una fortuna en las Indias.

Él le pro­mete que a su regreso se unirá a ella en matrimonio. Cin­co años más tarde, muertos ambos progenitores, Eugé­nie hereda una sustanciosa fortuna; pero también Char­les se ha enriquecido y se casa con una joven de noble cuna. Desilusionada, Éugénie se resigna a casarse con el anciano Cruchot de Bonfons, a condición de que el ma­trimonio no sea consumado. Al quedar muy pronto viu­da, dedica su dinero a obras de beneficencia.