Etelka, András Dugonics

Novela histórica del matemático húngaro cuya publicación, en 1788, tuvo un éxito extraordinario, ya que a raíz de su publi­cación fueron bautizadas millares de niñas con el nombre de Etelka.

El autor inaugura con ella la serie de poemas y novelas que expresan la fascinación de la vida húngara idealizada y localizada en la época de los primeros príncipes, en torno a la conquista del país. Etelka, hija del jefe Gyula, se enamora de un magnate húngaro llegado de Carelia (Dugonics saca de la afinidad de las lenguas ugro-finesas, descubierta poco antes, consecuencias exageradas); este amor es turbado primero por las calum­nias de Róka (Zorro), pérfido consejero del indeciso príncipe Zoltán, pero al fin triunfa.

En muchos detalles, muestra Du­gonics haberse inspirado en el Argenis (1622), novela de clave del inglés John Barclay (1582-1616), que hizo una sátira punzante de la vida política de su tiempo, y en Zadig (v.) de Voltaire. Algunos rasgos irónicos de los modelos han pasado a la novela, cuya disposición intelectual deja de lado la atmósfera histórica (en Róka, el consejero de origen eslavo, el autor sa­tiriza a los condes Lazy y Niczky, conse­jeros de José II); pero las costumbres y el estilo, sabrosamente popular, imprimen a la narración una «verdad» diferente de la exactitud arqueológica. Etelka une en su persona la tradición romántica del culto de los antepasados, con la observación pre­cisa de la vida campesina del presente, puesta de relieve por el colorido lenguaje de los pescadores del Tibisco; de este modo, una concepción más bien aristo­crática está realizada en una forma de vida completamente democrática.

G. Hankiss