Espaneas, Alejo Comneno (Espaneas)

Con este título nos ha sido transmitido un poemita parenético de la época bizantina, atribuido por algunos códices a Alejo Comneno, llamado «Espaneas», hijo del emperador Comneno, que vivió en el siglo XII, y que, al pare­cer, envió sus consejos a su sobrino Alejo, hijo de su hermana María. El poemita ha llegado hasta nosotros en muchísimas re­dacciones, que difieren unas de otras. En su forma originaria se inspiraba en los preceptos pseudoisocráticos A Demónico; pero, como es natural, sus consejos esta­ban adaptados al tiempo y al ambiente bi­zantino.

Después de una exhortación al personaje a quien el poeta se dirige, para que preste oídos a sus consejos, que le se­rán útiles en todas las ocasiones, se inicia una larga serie de preceptos referidos a la religión, a los deberes hacia el emperador, a la elección de amigos, al uso de la ri­queza, etc. Es, en suma, una serie de ad­moniciones y consejos inspirados en una moral superficial e intrascendente que refle­ja la vida bizantina con sus intrigas, con el temor a la lucha abierta, con la descon­fianza, la frivolidad a cubierto de una pá­tina de devoción que caracterizan el ambiente de la corte imperial de Constantinopla. A menudo los consejos van segui­dos de un ejemplo. Es notable la inserción del episodio bíblico de Roboam, hijo de Salomón, que perdió el reino por haber despreciado el sabio consejo de los ancia­nos para seguir el de inexpertos jóvenes de su misma edad. El valor poético del Es­paneas, como, en general, de todos los gnomologios, es escaso.

Con todo, tuvo gran fortuna en el mundo bizantino, como cla­ramente atestiguan las numerosas redaccio­nes que de él nos han llegado, y la in­fluencia que ejerció sobre poetas posteriores como Sachilikis, Marco Defarana, Marino Falieri, Jorge Lapites. La importancia que tuvo en el mundo bizantino el Espaneas se puede parangonar con la que, en la anti­gua Grecia, tuvieron los preceptos aristo­cráticos de las Elegías (v.) de Teognis y así como entre los versos de Teognis se halla mucha materia que no es de él, en el Espaneas han sido interpolados muchos preceptos que sin duda faltaban en el ori­ginal. Espaneas se convirtió en el símbolo de la poesía parenética. Fragmento del Es­paneas parece ser, también, otro poemita transmitido con el título de Enseñanzas de Salomón.

S. Impellizzeri