Enrique V, William Shakespeare

[Henry V]. Drama histórico en cinco actos y en prosa y verso representado en 1599, publicado imperfectamente en 1600 y correctamente en el in-folio de 1623. Está basado en la Crónica de Holinshed y en la última parte de las Famosas victorias de Enrique Quinto. Durante el quinto acto (v. 31) se encuentra la única huella directa de Shakespeare a sucesos contemporáneos (expedición de Essex a Irlanda, 27 marzo- 28 septiembre de 1599). Enrique V es cla­ramente el héroe favorito de Shakespeare; le adorna con todas las virtudes reales y caballerescas, le muestra sincero, valiente, cortés y, en medio de las heroicas gestas, siempre inclinado a alguna inocente malicia que recuerda su juventud de príncipe de Gales, compañero de Falstaff (v., y v. En­rique IV).

El único acontecimiento notable de la vida de este rey fue la invasión de Francia; pero la guerra, como observó justamente Schlegel, es más bien asunto de epopeya que de drama. No le quedaba, pues, a Shakespeare más que convertir en dra­mático el suceso mostrando el revés moral de la escena. Puso en contraste la impa­ciente ligereza de los generales franceses, que ya se consideraban vencedores antes de la batalla de Azincourt (1415), con la firme actitud del rey inglés y de su ejército que, reducidos a un extremo desesperado, toman la resolución de morir honorablemente. Así, contraponiendo con manifiesta parcia­lidad el carácter de ambas naciones, Sha­kespeare consigue un efecto dramático des­tinado a entusiasmar a la platea inglesa, mientras los episodios cómicos conspiraban también hacia el fin patriótico, mostrando bajo las banderas de Enrique a un lento escocés, un ardiente irlandés y un galés pedante pero lleno de honor, cada uno de los cuales habla deformando el inglés con sus respectivas características dialectales.

Y para excitar la fantasía de los especta­dores sirven los prólogos líricos (llamados «coros») para cada acto, especialmente el que describe el aspecto de ambos campos antes de la batalla. En el episodio guerrero se concentra todo el interés del drama, siendo los demás episodios su preparación (triunfo sobre los obstáculos que se inter­ponen en la carrera de Enrique V; deten­ción de lord Scroop, de sir Thomas Grey y del conde de Cambridge por traición) y las consecuencias (Enrique, para consolidar sus conquistas en Francia, decide casarse con una princesa francesa y corteja a Cata­lina de Francia, episodio que se tiñe de ironía, ya que el fruto del matrimonio fue el débil Enrique VI, bajo quien los asun­tos públicos fueron de mal en peor). Entre los episodios cómicos hay que recordar aquel en que el fanfarrón Pistol obliga al irascible galés Fluellen a comer el puerro (emblema galés) del cual habría hecho burla (acto V; de ahí la frase proverbial «to eat the leak», recibir una afrenta). La muerte de Falstaff es narrada por la señora Quickly. Enrique V es un drama excepcional en la carrera de Shakespeare. Epopeya nacio­nal más que drama, el esplendor retórico constituye su principal característica. [Trad. de Luis Astrana Marín, en Obras completas (Madrid, 1933)].

M. Praz