Encantamiento, Giovanni Prati

[Incantesimo]. Poe­sía que forma parte de la última colección de poesías del autor, titulada Isis (v.).

Una maga ha tocado la cabeza del poeta con una rama de verbena. Esta maga es Azzarellina (v.), que ha venido de lejos, de la India, a con­tar horóscopos al poeta y que, para corres­ponder a su amor, le ha prometido acompañarle en su último viaje hacia los lejanos y misteriosos reinos de la muerte.

El idilio del poeta con el «hada blanca como una rama nevada» ha florecido cálido y sereno y he aquí que tocado por la mágica varita, y transformado en ser minúsculo, para que pueda «nadar sobre diáfanas / alas de escarabajos, por el aura vaga», el poeta imagina vivir una nueva vida en una na­turaleza mágicamente animada, lejos de las ilusiones y las tristezas del mundo de los hombres, consolado por la sabiduría conce­dida a quien ya vive «prisionero en el círculo» mágico del hada: «Escucha Azza­rellina: / la ciencia es dolor, / la espe­ranza es ruina / la gloria es rosácea nube / la belleza es divina sombra de una flor…».

Pero al poeta le parece casi haber escapado al destino, y al sentimiento de su propia caducidad. Es una fantasía delicada y al mismo tiempo vivaz, suspendida de un in­visible e inmaterial hilo simbólico entre la realidad y el sueño, entre lo real y lo ideal. Azzarellina no es ni puro personaje ni puro símbolo, sino una presencia consoladora, a pesar del simbolismo de que en Isis parece haberla sobrecargado el poeta: el misterio revelado, el círculo mágico en que lo ideal y lo real, vida y naturaleza se funden. Pero aquí, con significado más profundamente lírico, es la consolación de la poesía por la conquistada sabiduría.

D. Mattalìa