El Rey Nicolás, Frank Wedekind

[Kónig Nicolo]. Dra­ma de Frank Wedekind (1864-1918) en tres actos de nueve cuadros y un prólogo. Com­puesto en 1901, se publicó en 1902 con el título original «Así es la vida» [«So ist das Leben»], título mantenido en la segunda edición de 1907, pero que se cambió luego por el actual en la edición de 1911.

La ac­ción, completamente fantástica, tiene lugar en Perusa, en el siglo XV. El rey Nicolás, arrojado del trono por una revuelta popu­lar y desterrado con su hija Alma, merodea disfrazado por el reino como un rey Lear (v.), presa de un grotesco furor de morti­ficación que le hace aceptar los más humil­des ministerios y que le expone por fin a la prisión por haberse pronunciado contra el nuevo monarca — un ex carnicero —, mientras que en realidad se maldecía sólo a sí mismo. Su delirio de autoenvilecimiento lo impulsa por fin a convertirse en histrión de la corte, donde hace reír, re­presentando bajo la máscara de un innoble bufón la brutal parodia de su realeza. Pero su trágica tensión lo destroza por fin: el rey Nicolás cede a la locura y muere in­tentando en vano demostrar su identidad y 2<T de su hija. El poeta del escepticismo y de la revuelta anti burguesa se expresa en esta obra en forma de un humorismo gro­tesco que brutalmente profundiza con su mirada los abismos trágicos del ser.

Pero tras del aparente cinismo, en el desprecio de la máscara que pretende identificarse con el ser que esconde, se descubre la amar­ga nostalgia de un contacto más íntimo con la propia vida, y el deseo angustioso de re­laciones humanas: «Muero no como rey, sino sólo como hombre»; en la despedida de la vida del rey Nicolás resuena la con­moción del Wedekind moralista frente al trágico destino que surge ineluctable del propio ser de los hombres; conmoción, sin embargo, contenida siempre con la dureza de la expresión irónica, o con la punzante dialéctica de los diálogos paradójicos en un continuo sucederse de escenas concebidas con plena libertad de las leyes tradiciona­les de la acción dramática.

A. Cori