El Primo Basilio, José María de Eça de Queiroz

[O primo Bazilio]. Novela del escritor portugués José María de Eça de Queiroz (1846-1900) publicada en 1878 con el subtítulo irónico de «Episodio doméstico».

Dos jóvenes de la alta so­ciedad de Lisboa se encuentran se aman y se casan. La vida del matrimonio transcurre fácil y felizmente en medio de una paz idí­lica, apasionada continuación de la luna de miel. Pero un día, Jorge anuncia a Luisa que ha obtenido la dirección de importan­tes trabajos allende el Tajo y que se ve obligado a ausentarse de Lisboa durante algunos meses. Puesto que la ausencia no ha de ser demasiado larga, deciden no de­jar la casa y Jorge parte solo. Poco des­pués vuelve a la patria Basilio, un primo de Luisa, que antiguamente la había cor­tejado y que luego, emigrado al Brasil, donde se había enriquecido, va por el mundo en busca de placeres costosos y extravagantes. Amoral, vicioso y cínico, Ba­silio encuentra a su prima bella y tenta­dora, y no vacila en aprovecharse de la ausencia de Jorge y de la sensualidad de ella para inducirla al adulterio.

El embro­llo dura varios meses, hasta que Basilio, que empieza a temer la vuelta de Jorge y a cansarse de la aventura, se marcha a París. Acabado el trabajo Jorge vuelve a su casa ignorándolo todo. Pero Luisa, víc­tima de la desilusión y el remordimiento y atormentada por una criada que, tras apoderarse de algunas cartas comprome­tedoras, constantemente le exige sumas que ella no sabe dónde encontrar, no resiste tantas desgracias y tantos .temores y enfer­ma. Durante su enfermedad, Jorge recibe casualmente una’ carta de Basilio dirigida a Luisa y descubre la traición de su esposa. Esto le deja deshecho, pero supera la cri­sis y acaba decidido a perdonar. Luisa en­tra en convalecencia, pero descubre que Jorge lo sabe todo, por lo que es presa de una fiebre cerebral y muere. Algún tiempo después Basilio vuelve.

Se entera de la trágica muerte de su prima, pero esto ni le afecta ni le enternece; tan sólo lamenta no haberse traído consigo a Fanni, la úl­tima amante de París, convencido de que encontraría a Luisa siempre dispuesta a satisfacer sus deseos. Desarrollada según la fórmula de la novela naturalista, El primo Basilio quiere representar la vida falsa e inmoral de la burguesía lisboeta de su épo­ca. Pero el fino diletantismo y el interés artístico del autor mantienen en segundo término, y en más de una página hacen olvidar, la tesis moralizadora de la obra, que de este modo gana en valor artístico y en finura psicológica lo que pierde en unidad. [Trad. de R. del Valle-Inclán (Bar­celona, 1904, 2 vols.)].

L. Panarese