El Pretendiente al Trono, Ede Szigligeti

[A trónkeresō). Tragedia del dramaturgo hún­garo Ede Szigligeti (1814-1878), estrenada en el Teatro Nacional en 1867.- El motivo central es la transición del protagonista de la fe ardiente en sus derechos al trono a su total hundimiento, cuando sabe que tales derechos no existen.

Borics, hijo ilegítimo del rey Coloman (siglo XII), cree en la fidelidad de su madre e, incitado por los magnates húngaros, alienta pretensiones al trono. El conde palatino le confirma la culpa materna, pero movido por su fe ciega no le da crédito y confía en las armas para conquistar su derecho, haciendo frente a los ejércitos reales. La madre, que por amor no le ha revelado la verdad, al morir confiesa su falta. Pero la carta llega de­masiado tarde y cuando Borics termina por saber que no tiene derecho alguno al trono, se hunde por completo. La caída del protagonista no consigue un verdadero efecto trágico: Borics es más bien un muchacho crédulo que un héroe trágico; arrastrado por fuerzas exteriores, es incapaz de tomar una decisión independiente.

La acción de su mujer, Judit, que por celos retiene la carta fatal, la convierte en una individua­lidad más interesante y colorida que la de su esposo. Szigligeti es un maestro de la técnica y de la composición teatrales, pero ni su fantasía ni la lengua le bastan para resolver más elevados cometidos. En composición de este drama influyeron los dramas y leyendas rusos sobre el falso Dimitri (v. Demetrio y Boris Godunov).

M. Benedek