El Cultivo, Luigi Alamanni

[La coltivazione]. Poema geórgico de Luigi Alamanni, florentino (1495-1556), en seis libros de endecasílabos sueltos, publicado en París en 1546. En el primer libro, tras la invocación ritual a las musas y a Francisco I de Francia, el poeta da indicaciones generales sobre la agri­cultura en primavera; en el segundo, habla de las ocupaciones agrícolas del estío, de las cosechas, de las ovejas y hace el elogio del caballo; en el tercero, se ocupa de la agricultura otoñal; en el cuarto, de las ocu­paciones del agricultor durante el invierno; en el quinto, de la jardinería; en el sexto, de los días propicios y de los desfavorables, de los astros y de su influencia en el cam­po, y por fin de todos los elementos que pueden proporcionar útiles pronósticos para las tareas del campo.

Cada libro, excepto el último, va provisto de un episodio o de una digresión histórica o mitológica: en el pri­mero, el poeta teje el elogio de Francia y de su corte; en el segundo, celebra la edad de oro; en el tercero, encomia a Baco; en el cuarto, se duele de las condiciones de Italia y de la dispersión de muchos de sus hijos en el exilio, más allá de los Alpes; en el quinto, celebra los jardines del cas­tillo de Fontainebleau y hace consideracio­nes sobre el decaimiento fatal de los pue­blos y de los estados. El poeta declara expresamente querer seguir al «chiaro man­to van, Tantico ascreo», es decir, a Virgilio y a Hesíodo, pero también saca provecho de Columela, Lucrecio y Séneca. La obra, de inspiración fundamentalmente literaria, a menudo hace gala de notable gracia, y algunos trozos históricos revelan emociones sinceras y sufridas (Alamanni fue uno de los más nobles florentinos desterrados al caer la República). En el conjunto de poemas didácticos del siglo XVI, es ciertamente uno de los más notables y felices.

M. Sansone

El Cultivo se convierte con frecuencia en bella prosa medida en cuanto al lenguaje y en cuanto al estilo también. (Leopardi)