El Archipiélago, Friedrich Hólderlin

[Der Archipelagus ]. Poema compuesto en 1800 por Friedrich Hólderlin (1770-1843) al terminar su estancia en Homburg vor der Hóhe. Com­puesto de 296 hexámetros, puede dividirse en tres partes: la primera evoca descriptiva y simbólicamente el Archipiélago griego; la segunda la caída y resurrección de Atenas durante las guerras médicas (estupenda evo­cación de Temístocles, joven solitario que se inclina a orillas del mar y escucha pen­sativo las olas, presagiando los grandes su­cesos de la próxima contienda griega); la tercera parte, en fin, está dirigida a los contemporáneos de Hólderlin. Mostrando a la humanidad el semblante de la Hélade clásica, profetiza la vuelta de aquella Gre­cia sobre la tierra, para la redención de la humanidad con el culto de la pura belle­za. El poema es particularmente importan­te tanto desde el punto de vista formal, por la sabia concentración de los elementos que lo componen, como y sobre todo, por la capacidad de Hólderlin de revivir con su espíritu la historia y los mitos del mundo antiguo, representando como energía pre­sente el pasado de Grecia y como energía que ya vive, la Grecia del porvenir, con visiones de verdad y evidencia absolutas. En la historia interna de la poesía de Hól­derlin, el poema señala el momento de tránsito definitivo de la lírica idílica extá­tica del primer período, al de las grandes Elegías y de los últimos himnos. [Trad. de Luis Diez del Corral (Madrid, 1942)].

A. Musa