Dramas juveniles de Lessing

[Juggenddramen]. Es esta la primera produc­ción teatral de Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781). El joven sabio [Der Junge Gelehrte] escrito en 1747 y publicado en la cuarta parte de los Escritos en 1754, es una comedia de ambiente estudiantil, imi­tada por Moliere, donde el autor se burla de sí mismo en el estudiante pedante; la interpretó la célebre Carolina Neuber y re­presenta en la obra de Lessing una primera liberación del viejo mundo y su evasión ha­cia lo humano. Más importante es la otra, Los judíos [Die Juden], de 1749, en un acto, publicada en la quinta parte de los Escritos en 1755: un barón es despojado por dos bandidos enmascarados, que él cree judíos, cuando en realidad son su administrador y un compadre suyo, disfrazados de judíos para cargar las sospechas en esas víctimas expiatorias siempre al alcance de la mano.

Judío es, en cambio, el viajero que, genero­samente, salva la vida del barón sacándole de las manos de los bandoleros; este descu­brimiento confirma con los hechos la frase que el viajero había dicho en la primera es­cena en contestación a unas palabras que condenaban en masa a toda Una raza: «No soy amigo de juicios generales pronuncia­dos sobre todo un pueblo». El breve drama, todavía impersonal y algo cohibido, precede vagamente a Nathan el sabio (v.) y tiene algún que otro acento original.

Mientras el otro, El espíritu libre [Der Freigeist] de 1755, publicado en la quinta parte de los Escritos, que saca su argumento de los Caprichos del corazón y del espíritu de De L’Isle, sufre notablemente de la influencia de Moliére. Quiere demostrar a los ilustra­dos volterianos berlineses de Federico II la roñería de Agrastes que se profesa espí­ritu libre, y en cambio poner de manifiesto la generosidad y la bondad de Teófano, pas­tor protestante. A estos dramas se añaden El tesoro [Der Schatz], una reelaboración de Plauto, y El misógino [Der Mysogen] en un acto, de 1748, publicado en 1755 en la sexta parte de los Escritos, sacado de la Viuda a la moda de St. Foix. Wunshater, en el que el personaje del viejo misógino, representa en ciertos aspectos, una cari­catura del mismo Lessing.

G. Federici Ajroldi