Don Garzia, Vittorio Alfieri

Tragedia del escritor italia­no (1749-1803). Ideada en 1776 y publicada en 1789, se inspira en una tra­dición legendaria sobre la muerte de don Garzia (v.), hijo de Cosme I de Médicis, y se complica con los detalles más treme­bundos, conforme a las aficiones de Alfieri y de cierta literatura de la Europa de su época que sentía predilección por el horror de las monstruosas perfidias y de los atroces delitos (v. Los bandidos y Cabala y amor de Schiller).

Don Garzia es presen­tado precisamente en la tragedia como víc­tima predestinada de una nefanda perfidia, contra la cual nada puede hacer su noble índole: Cosme, que sospecha de él por sus impulsos libres, le impone, si quiere salvar la vida de la mujer amada, que mate al padre de ella, Salviati, que es también su más querido amigo; y Piero, otro hijo del gran duque, hace que no sea Salviati, sino su hermano mayor Diego, quien se encuen­tre en la gruta oscura, en la que ha de perpetrarse el delito, y que a éste, y no al amigo, el ignorante Garzia ataque cuando, desesperado, cree ejecutar las órdenes de su padre.

Al descubrirse el delito, Cosme atra­viesa con su propia espada al matador. Enormidad que parece carente de suficiente justificación: pese a ello, un latido poético se advierte en los últimos actos, en la angustia de aquel espíritu juvenil y puro dominado por las fuerzas monstruosas personificadas en el padre inhumano y en el hermano Pie­ro, secreto impulsor de toda la acción.

M. Fubini

*   De esta tragedia Giuseppe Rovani (1818- 1874) sacó un libreto para un melodrama en dos actos, con música de Antonio Costamagna, en 1839.