Dios, naturaleza, trabajo, Ana Brigadere

[Dievs, Daba, Darbs]. Obra de la escritora letona, primera parte de la trilogía autobiográfica continuada por A los ásperos vientos y Recluida entre los muros y compuesta entre 1927 y 1933. La narración empieza en el momento en que Anita empieza a mirar el mundo con ojos más penetrantes y, maravillada por tantas cosas incomprensibles, siempre ha de dirigir preguntas a los mayores.

Cada paso es un nuevo descubrimiento. Escuchando por vez primera el canto del cuclillo se llena de curiosidad: «es la gran campana del bosque», le explica su padre y Anita va explorando las restantes campanas, grandes y pequeñas, de este inmenso misterio que es su bosque. Pero las respuestas que dan los mayores no siempre son satisfactorias y entonces empieza la íntima agitación del pensamiento; a menudo las palabras de los mayores están en abierta e íntima contra­dicción con sus actos.

Tres grandes principios condicionan el desarrollo íntimo de Anita: la naturaleza, el trabajo y Dios. Los miste­rios de la naturaleza agudizan su sensibili­dad estética; las virtudes laboriosas del ambiente en el cual vive, la acostumbran a considerar el trabajo como una dura y seria fatiga; y Dios, cuya presencia, intuitiva­mente, siente Anita tan cerca de su cora­zón cuando se queda sola con la noche, le colma de una íntima religiosidad.

R. Rasupe