Días de la vida, Leónidas Andreiev

[Dni nasej zizni]. Drama en cuatro actos, escrito en 1908. Entre las obras de Andreiev, ésta fue la acogida con mayor aplauso por la juven­tud de la época, apasionada con problemas filosóficos y sociales. Los personajes del drama son estudiantes que viven las pri­meras ilusiones. Uno de ellos, Nicolaj Glukovtchev, quiere a una joven cuya ma­dre, empujada por la miseria, la prostituye.

El estudiante no se da cuenta de nada; pero la muchacha, Olga, sufre hasta que, no pudiendo soportar por más tiempo la fal­sedad de la situación, revela la verdad al joven. Nikolaj, por primera vez en su vida, comprende la injusticia del destino; no puede salvar a su amor de la infamia, por­que es pobre como Olga, y se ve obligado a escuchar impotente las frases vulgarmente aduladoras que la madre de la infeliz jo­ven dirige a un «cliente» en la habitación contigua.

El último acto del drama pre­senta la reyerta entre Nikolaj y un oficial que ha ido para pasar la noche con Olga. Otro estudiante, muchacho de buen cora­zón, siempre borracho, consigue calmarles y todos juntos beben, lloran y cantan: «Como las olas veloces son los días de nuestra vida. Cada día es un paso por el camino de la tumba…». La rápida fuga de los días mejores y la monotonía absurda de la vida son los motivos fundamentales de esta desesperada obra en la que Andreiev se muestra, una vez más, agudo y melan­cólico observador de todo lo que de nega­tivo y atormentado tiene la existencia hu­mana. Trad. italiana de Cesare Castelli (Mi­lán, 1925).

G. Kraisky