Confesión del Amante, John Gower

[Confessio Amantis]. Compilación poética en inglés de John Gower (1325-1408), escrita en 1383 por expreso deseo del rey Ricardo II, quien se había lamentado de que hubiese tan pocos que escribiesen en «nuestro inglés». Existen tres versiones que van del 1383 al 1390, y la última omite fragmentos en alabanza de personajes que en cambio aparecen en las otras. La obra (40.000 octosílabos rimados) es una serie de narraciones reunidas ar­tificiosamente dentro de un marco casi ri­dículo. Un largo prólogo hace un oscuro balance del estado del mundo en aquella época y nos presenta al propio autor bajo el aspecto de un enamorado infeliz. Luego se le aparece Venus que le aconseja que vaya a confesarse con Genio, gran sacerdo­te del Amor.

Para ayudar al poeta a exa­minar mejor su conciencia, Genio le cuen­ta historias sobre los Siete pecados capi­tales y sus remedios, dando ejemplo de cada uno con una o más historias, y tan sólo luego le interroga a fondo sobre sus culpas. El poeta, después de la confesión, vuelve donde está la diosa, que le enseña ante un espejo sus cabellos grises y lo despide como individuo poco adecuado para la vida del amor, ordenándole volver a sus libros, don­de reside toda virtud moral. La relación en­tre los pecados confesados y los hechos ci­tados como ejemplo moral es a menudo absurda, pero Gower, poeta muy culto, co­noce toda clase de historias curiosas, saca­das de diversas fuentes clásicas (Ovidio) y medievales (romance de Lanzarote, v., y las Crónicas de Casiodoro) y sabe narrar con un estilo llano y pleno de vida que le ha valido, durante mucho tiempo, una popula­ridad comparable a la del autor de los Cuentos de Canterbury (v.).

G. Lupi