Cómo pasa el Tiempo, Robert Brasillach

[Comme le temps passe]. Novela del escritor francés Robert Brasillach (1909-1945), publicada en el año 1937 y, sin duda, su obra más desta­cada junto con Siete colores (1939). El autor explica que trata de hacer revivir ante nues­tros ojos la vida de una pareja humana tan ejemplar como la de Adán y Eva. En la primera parte se narra la existencia reco­leta y familiar de dos primos, René y Florence, en un jardín aislado del contacto del mundo, en las islas Baleares. La etapa edé­nica finaliza cuando el joven René irrumpe en la vida para iniciar sus estudios en Pa­rís y luego recorrer el mundo con un grupo de cineastas de los primeros tiempos del cinema, participando en la realización de numerosos films de esta época heroica. La segunda parte del libro finaliza con la reconstitución de la pareja primitiva: René y Florence se casan y parten de viaje por España. Los antiguos camaradas y primos se convierten en marido y mujer. En el cur­so de este tercer episodio, Brasillach nos describe en brillantes páginas el mutuo des­cubrimiento que ambos jóvenes hacen de sus cuerpos. En la cuarta parte, titulada «La tentación», el joven matrimonio se ins­tala en su hogar y, con la estabilidad, sobre­viene el tedio.

Cesan las solicitudes y aten­ciones de René que tan necesarias son para su mujer y, un día que ésta es sorprendida abandonada a una pasajera emoción, de la que inmediatamente se avergüenza, en bra­zos de un amigo común en quien creyó encontrar la imagen de años atrás del joven esposo, René abandona su hogar y desapa­rece. Estalla la guerra y, durante la con­tienda, René se hunde en una existencia donde, a la vez, experimenta el horror de la soledad y el calor de las amistades sú­bitas y provisionales que surgen en los fren­tes. A los catorce años de separarse de su mujer, cuando los hijos se han hecho ma­yores al lado de la madre, René inicia su nueva etapa, y ésta definitiva, reintegrándose al hogar y reconciliándose con su mu­jer, gracias al casual encuentro con sus hi­jos, episodio que éstos esperaban tras el largo período de separación, pero que ha­bían sido incapaces de provocar. La senci­llez de la narración, la cálida compren­sión humana que de ella se desprende, la patética descripción de la pareja humana abocada a las más grandes alegrías como a los peores sufrimientos, unido todo ello a la viva pintura de los ambientes donde se desenvuelven los personajes, hacen de este libro una de las novelas más sólidas y emo­cionantes de la época comprendida entre las dos últimas guerras.