Clelia, Historia Romana, Madeleine de Scudéry

[Clélie, histoire romaine]. Novela de la escritora francesa Madeleine de Scudéry (1607-1701), publica­da en diez volúmenes en 1654-1660; los pri­meros llevaban la firma de su hermano, Georges de Scudéry (1601-1667); pero muy pronto, conocida la verdadera paternidad de la obra, la autora tuvo que poner su pro­pio nombre. Sobre el legendario heroísmo de la jovencita romana, conocido a través del relato de Livio, Mademoiselle de Scudéry trazó las aventuras más heterogéneas y ex­trañas: de las languideces sentimentales de la heroína, amada por Arunto, hijo del rey Porsena, y por Horacio Cocles, a los diálo­gos de los duques etruscos o los amoríos de una vida que sólo podía producirse en los salones del siglo XVII francés. Igual que el Gran Ciro (v.) y otras novelas, Clelia es una deformación amanerada y preciosista de las costumbres antiguas, en el aspecto de interpretar dignamente todas las finuras de la vida, el suspiro de la felicidad y el temor de no conducir bien una existencia digna de gloria. La situación histórica producida en torno a la guerra de Tarquino contra Roma después de su expulsión, y la tentativa de volver a la ciudad junto con sus aliados etruscos, sólo es considerada como fondo y posibilidad para insertar episodios fastidio­sos y fatuos, para hacer hablar retóricamente a los diversos personajes y para descripcio­nes ampulosas de toda clase.

Conocida es la sátira de Boileau hacia la «ilustre Safo», que no volvió a levantar cabeza después de aquel golpe, pese a haber sido la escritora de moda, la más insigne representante de la novela heroico-galante. De tanta invención novelesca, entendida por sus contemporáneos según la interpretación con clave de los varios personajes de la nobleza francesa, sólo queda alguna página amanerada y me­lindrosa hasta el paroxismo y sobre todo, el famoso «Mapa de la Ternura» [«Carte du Tendre»]. De la ciudad de la Nueva Amis­tad se va a tres ciudades, cada una de ellas situada sobre un río: Ternura-sobre-Estimación, Ternura-sobre-Agradecimiento y Ternura-sobre-Inclinación. Conduce a la pri­mera un camino que pasa por los pueblos de los Versos Graciosos, Carta Galante, Ge­nerosidad… procurando evitar Negligencia, Ligereza, Olvido… que llevarían al Lago de la Indiferencia. Se va a la segunda a tra­vés de Complacencia, Sumisión, Sensibilidad, Obediencia, evitando Perfidia, Orgullo, Ma­ledicencia… y por fin el Mar de la Enemis­tad. Se llega a la tercera directamente por el río Inclinación que, sin embargo, puede conducir al Mar Peligroso, hacia Tierras Desconocidas. Ingenuo y risible simbolismo, donde se advierte, sin embargo, el esfuerzo de búsqueda psicológica que no falta a tra­vés de la casuística preciosista y las insustancialidades de la novela heroico-galante.

C. Cordié

El elemento más notable y verdaderamen­te distinguido de las novelas de la Scudéry, son las conversaciones que en ellas tienen lugar. (Sainte-Beuve)