Carlos Estuardo o La Majestad asesinada, Andreas Gryphius

[Carolus Stuardus oder Die ermor dete Majestat]. Es uno de los cinco dramas escritos por Andreas Gryphius (1616-1664); drama de martirio como Catalina de Geor­gia (v.): ésta sufre por su fe, mientras Carlos sufre por su trono. Fue escrito in­mediatamente después de la decapitación del infeliz rey Carlos I de Inglaterra (1649), durante la primera revolución inglesa bajo Cromwell. La actualidad política del acon­tecimiento da a la obra un especial interés, además de la apasionada exaltación del rey mártir, contrapuesto a los herejes, y del elemento terrorífico de la decapitación, que responde al gusto dramático de la época, aun cuando no tenga nada que ver con el verdadero valor artístico. Se nota la in­fluencia de las comedias representadas por las compañías inglesas de la legua y, sobre todo, del dramaturgo holandés contemporá­neo Joost van den Vondel, además de re­miniscencias de Los persas (v.), de Esqui­lo, y de la Octavia (v.), del pseudo-Séneca. El personaje del rey está lleno de dolorosa tristeza y de noble devoción por su causa; sus adversarios, en cambio, incluso el de­moníaco Cromwell, no son sino malvados de guardarropía, sin ningún carácter psico­lógico. Hay una gran abundancia de espec­tros: el drama comienza con una conver­sación entre los espíritus de María Estuardo (véase), del conde Strafford y del arzo­bispo de Canterbury, y todos los actos ter­minan con la glosa del coro («Reyen»), constituido por espíritus de reyes ingleses asesinados, herejes, sirenas, etc., títeres ex­travagantes que están muy lejos de las som­bras grandiosas de los espectros shakespearianos. Cierta maestría dialéctica se revela a veces en los grandes discursos solemnes, semejantes a informes jurídicos, en sono­ros alejandrinos rimados.

C. Baseggio-E. Rosenfeld