Beatriz, Honoré de Balzac

[Béatrix]. Obra narrativa de Honoré de Balzac (1799-1850) publicada en 1839. En la casa de su padre, viejo vendeano, y en la augusta vida provinciana de la vieja Bretaña, el joven Calixto de Guénic arde en deseos de dirigir su vida hacia otro ideal. Tal ideal le parece personificado por la todavía joven Felicita de Touches, una escritora y música que ha adquirido ya gran fama con el seudónimo de Camilo Maupin. Pero Felicita tiene a su lado a Claudio Vignon, un conocidísimo escritor que aspira a ella. Entre estos dos, cuyo amor es cerebralismo y raciocinio más que sentimiento y pasión, Calixto representa la sencillez de corazón, el ardor ingenuo de la juventud. Cierto día llega, como huésped, la Marquesa de Rochefide, acompañada por su amante, el músico Conti, que ya había sido amado por Felicita y la había traicio­nado por ella. Ahora se complica el juego de la rivalidad; y el joven Calixto, atraído ya por la rubia y bellísima marquesa, es impulsado hacia ella por el arte sutil de Felicita quien piensa vengarse de dicho modo de Conti. Sólo que Calixto ingenua­mente traiciona su proyecto y el músico, lleno de sospechas, marcha llevándose a la marquesa. El joven, destrozado por la doble desilusión, cae en un funesto abatimiento del que le salva sin embargo Felicitas llevándoselo a París y favoreciendo su unión con Sabina de Grandlieu, a quien regala parte de su inmensa riqueza. Después de lo cual a la gran enamorada fracasada, redu­cida a un papel de protección casi mater­nal, no le queda más que encerrarse en un convento. Las ulteriores aventuras amorosas de Calixto no añaden nada notable a la fisonomía de esta extraña novela, en la cual el ímpetu de Balzac se muestra en cierto modo dominado por las razones verdaderas del drama, que a su vez oscila sin un cen­tro preciso, en equilibrios entre el tema de la «educación sentimental» del joven protagonista con el corazón poético y apa­sionado pero de carácter fatuo, y la íntima tragedia del destino de Felicitas.

M. Bonfantini